Tener un hijo puede ser insoportable: obligaciones, repetir las cosas mil veces, no poder hacer lo que quieres o te gustaría hacer, agotamiento, falta de sueño, limpiar fluidos repugnantes y tener que estar siempre pendiente de que coman, duerman y otras cien cosas. Sí, es agotador, es aburrido y sobre todo es algo que no te gustaría hacer la mayoría de las veces. Todos nos hemos dicho alguna vez ¿por qué mi hijo es tan pesado?

Hoy me han pasado este video por facebook y me viene de perlas para hablar de ello. Pero antes ved el video:

 

No seré yo el que tire la primera piedra. Todos, yo el primero hemos estado más atentos al móvil que al niño, más de una vez, de una u otra forma. No voy a entrar a opinar sobre lo que hace esta madre, porque a saber que historia hay detrás. Sin conocer su versión no la voy a criticar, todos nos lanzamos rápido a opinar sin tener información y eso es un gran error. En Facebook, como siempre encontrarás comentarios sobre si esta mujer es una mala madre, o de todo lo contrario, que algunos niños son insoportables y no hay que hacerles caso. De lo que si voy a hablar es de lo que hace y dice la niña.

Escucha a la niña, debe tener unos tres añitos. Mira su expresión, escucha sus palabras. Solo pide una cosa: a su madre. A su «mami». No pide nada complicado, no pide nada caro o difícil de conseguir, y lo único que pide es algo de lo que no se cansará nunca. El argumento habitual suele ser que esos niños, si se les da lo  que piden, se acostumbran.

Claro es mejor que se acostumbren a buscarse la vida solos, desde los tres años.

Está claro que con hijos criados así no podemos pretender que cuando seamos viejitos se preocupen de nosotros. Esta niña lo único que pide es atención. Nada más.

¿Por qué necesita atención un niño?

Piénsalo dos veces. Mira el video, escucha a la niña. No pide un juguete, no pide un objeto, solo quiere que su madre la abrace, le haga cosquillas, un beso, una caricia, incluso una palabra.

Si quieres ser un buen padre, escucha a tu hijo, cógele, juega con él. Si me admites un consejo, piensa que esa edad, los tres años, pasan muy rápido. Dentro de unos años no podrás volver atrás. No podrás compensar de ninguna manera lo que no hagas ahora. La educación emocional se desarrolla en los primeros años de vida del niño, formando el núcleo duro de la personalidad del individuo y su forma de relacionarse con el mundo, la autoestima. Si la cagas, no hay vuelta atrás.

¿Crees que se puede querer demasiado?

¿Crees que se puede prestar demasiada atención a una criatura que no tiene a nada en el mundo excepto a sus padres?

No hablamos de comprarle nada, ni de hacer lo que el niño quiera, solo de prestarle atención, incluso si es para decirle no. Pero que sea con una sonrisa, que sea mirándole a los ojos.

Siempre que voy a echar gasolina a la gasolinera o que estoy esperando a mi vuelo en el aeropuerto me fijo que hay una cosa que nunca falla, aunque el aeropuerto sea pequeño: peluches para niños. No están por error. Muchos padres intentan compensar la falta de atención con regalos. Piensa en cuando eras pequeño, ¿preferías a tu padre o a un peluche de consolación?